23 de julio de 2018

La vid verdadera


Jn 15, 1-8

“1 ‘Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. 2 Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto. 3 Vosotros estáis ya limpios gracias a la Palabra que os he anunciado. 4 Permaneced en mí, como yo en vosotros. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. 5 Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada. 6 Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden. 7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis. 8 La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos’”.

COMENTARIO

La imagen que utilizar el Hijo de Dios en este texto del Evangelio de San Juan era muy querida por todos aquellos que le escuchaban porque sabían que, como tal, la de la viña, como pueblo de Israel y el viñador, Dios, era creencia común.

Cristo, además, dice algo de importancia vital. Y es que, según nos habla el Mesías, es Él la viña y nosotros los sarmientos. Y quiere decir con eso que sin Él nada podemos hacer. Por eso debemos permanecer en Él y Él en nosotros.

El caso es que nada hay por casualidad en la viña del Señor. Por eso nos advierte Cristo que lo que quiere su Padre, Dios Eterno y Todopoderoso, es que demos fruto. Para eso lo envió al mundo.



JESÚS,  gracias por cumplir tu misión tan a la perfección.

Eleuterio Fernández Guzmán

6 de julio de 2018

Escoger para salvar


Mt 9, 9-13

“9 Cuando se iba de allí, al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: ‘Sígueme’. Él se levantó y le siguió. 10 Y sucedió que estando él a la mesa en casa de Mateo, vinieron muchos publicanos y pecadores, y estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos. 11 Al verlo los fariseos decían a los discípulos: ‘¿Por qué come vuestro maestro con los publicanos y pecadores?’ 12 Mas él, al oírlo, dijo: ‘No necesitan médico los que están fuertes sino los que están mal. 13 Id, pues, a aprender qué significa aquello de: Misericordia quiero, que no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores’”.


COMENTARIO

El Hijo de Dios escoge a los que iban a ser sus Apóstoles de acuerdo con la voluntad de su Padre. Es bien cierto que la elección de aquellos hombres puede sorprender porque no eran de los considerados sabios ni superiores espirituales.

Mateo era recaudador de impuestos. Era considerado un pecador pero Jesucristo lo escoge porque, como diría en otra ocasión, había venido a salvar a los que necesitaban salvación.

Había quien, sin embargo, no quería al Hijo de Dios y lo acusaban de atraer a los pecadores. Pero Jesucristo lo tenía más que claro: la misericordia era más importante que lo que pudiera hacer su actuar.  


JESÚS,  gracias por llamar a los que necesitaban salvación.


Eleuterio Fernández Guzmán

2 de julio de 2018

No es tan fácil seguir a Cristo

Mt 8, 18-22

“18 Viéndose Jesús rodeado de la muchedumbre, mandó pasar a la otra orilla. 19 Y un escriba se acercó y le dijo: ‘Maestro, te seguiré adondequiera que vayas’. 20 Dícele Jesús: ‘Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza’. 21 Otro de los discípulos le dijo: ‘Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre». 22 Dícele Jesús: ‘Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos’”.


COMENTARIO

No era extraño que, en tiempos del Hijo de Dios hubiese quien quisiera seguir al Maestro. Incluso el texto de hoy nos habla de un escriba que debía ser persona de importancia. Y quiere seguirlo, y así se lo dice.

Las cosas no son, como podemos imaginar, tan de color de rosa para aquel hombre. Y es que el Hijo de Dios tiene que poner las cartas sobre la mesa y decir, simple y llanamente, que tiene poco o, mejor, nada.

Hay, también, quien quiere no dejar de olvidar su pasado. Pero Jesucristo sabe que quien no es capaz de olvidar el corazón que se tenía no puede ser discípulo suyo.


JESÚS,  ayúdanos a seguirte con todas las consecuencias.


Eleuterio Fernández Guzmán

30 de junio de 2018

Mes del Sagrado Corazón de Jesús - 30 de junio de 2018

Día 30
1. Oración inicial
Oh Sagrado Corazón de Cristo, dulce sangre que recorre el ser de la Iglesia creada por Aquel que entregó su vida; sé, para nosotros, una estancia fiel desde donde poder caminar hacia el definitivo Reino del Padre y descansar de nuestras tribulaciones. Amén.

2. Cita
Este Corazón… es el Corazón de un Dios, donde re­side, en su plenitud la caridad divina; y que merece las adoraciones de los ángeles y de los hombres. Es un abismo insondable de todas las perfecciones y de todas las virtudes posibles, el tesoro inexhaustible de todas las gracias. Está lleno de inteligencia, de sentimiento y de vida; se le considera como el principal órgano de los afectos del Verbo Encarnado, la sede de su amor y de sus misericordias, el centro de todos los sufrimientos interiores que soportó para nuestra salvación, la fuente de donde la Iglesia y los Sacramentos han emanado' y la causa meritoria de la Redención”. P. Julio Chevalier MSC, fundador la Congregación de los Misioneros del Sagrado Corazón, 8/12/1854 – “El Sagrado Corazón de Jesús”.

3. Reflexión
Se dice muchas veces que hay muchos católicos porque muchas personas somos bautizadas cuando es el momento adecuado. Desde entonces formamos parte de la Esposa de Cristo y, en efecto, somos católicos. Sin embargo, también se sostiene y es muy cierto, que una cosa es el número y otra muy distinta la realidad de tal número.
Nos debemos preguntar si frecuentamos la Casa de Dios con la asiduidad que debemos frecuentarla. No sólo para la Eucaristía sino, por ejemplo, para visitar al Santísimo y hablar con Cristo en el Sagrario, para acudir al Sacramento de la Reconciliación. Sin embargo, en demasiadas ocasiones preferimos las diversiones mundanas antes que acudir donde tenemos, verdaderamente, el refugio y el auxilio.

4. Nos proponemos hoy
-Propongámonos acudir a la Casa de Dios con toda la asiduidad que nos permitan nuestras muchas ocupaciones mundanas y sin escamotear el tiempo que debemos al Creador.
-Propongámonos amar a Cristo que, por ser Dios hecho hombre, merece el amor por encima de todas nuestras egoístas circunstancias.

5. Oración final
Sagrado Corazón de Jesús, danos un corazón limpio, manso, puro y jovial para que nuestro prójimo pueda refugiarse en él.

6. Jaculatoria para hoy
Sagrado Corazón de Jesús, ¡te alabaré por siempre jamás!

29 de junio de 2018

Mes del Sagrado Corazón de Jesús - 29 de junio de 2018


Día 29
1. Oración inicial
Oh Sagrado Corazón de Jesús, que enfrentaste la tentación que te ofrecía el Maligno en tu caminar por el desierto y venciste acudiendo al Padre a Quien debes obediencia humilde; ayúdanos a no caer en lo que nos propongan los muchos demonios que en el mundo actúan. Amén.

2. Cita
 El 2 de abril de 1899 León XIII fijaba solemnemente, desde Roma, la forma actual de las Letanías del Sagrado Corazón de Jesús con sus 33 invocaciones. Son las mismas en número de las primeras Letanías, las que el P. Juan Croiset publicó en 1691, simultáneamente con su obra “La devoción al Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo”. Sobre ellas basó en gran parte sus Letanías la Congregación de Ritos: de las 33 invocaciones, son 22 las que provienen de las Letanías de Croiset. Si bien, las primeras y principales, sin embargo, no eran las de Croiset las únicas Letanías existentes antes de las oficiales de 1899: contemporáneas del jesuita, habían compuesto también sus Letanías por aquellos años Aurillac, Froment y Juana Magdalena Joly. Cuando el 1718 la salesa Ana Magdalena Remusat incorporó a su Devocionario las Letanías del Sagrado Corazón de Jesús con 27 invocaciones, tomó 17 de Croiset, cinco de Joly, cuatro de Aurillac y una de Froment”. P. Félix Asensio, S.J. “Comentario bíblico de las Letanías del Sagrado Corazón”  (Montevideo, Uruguay, 2004)

3. Reflexión
Por lo general nosotros, los hijos de Dios que así nos consideramos, creemos que somos buenos. Sin embargo, bien sabemos que Bueno sólo es Jesucristo, el Hijo. Además, en demasiadas ocasiones nos mostramos en exceso fríos en cuanto a la falta de lucha interior contra las tentaciones que se nos proponen desde el mundo y  soportamos pecados veniales porque creemos que son poca cosa de cara a Dios. Y transigimos con ellos cayendo, la mayoría de las veces, en pecados más graves. Así clavamos una espina en el Corazón de Cristo, único que nunca pecó.

4. Nos proponemos hoy
-Propongámonos que en el “no nos dejes caer en la tentación” pongamos nosotros mucho de nuestra parte.
-Propongámonos darnos cuenta de que los pecados veniales serán veniales pero son pecados.

5. Oración final
Sagrado Corazón de Jesús, mira compasivo nuestra debilidad, y ten piedad;  libéranos del pecado y del mal,  y condúcenos a la auténtica paz,

6. Jaculatoria para hoy
Sagrado Corazón de Jesús, sé fortaleza donde poder refugiarme.

28 de junio de 2018

Mes del Sagrado Corazón de Jesús - 28 de junio de 2018

Día 28
1. Oración inicial
Oh Sagrado Corazón de Jesús, engendrado con el santo Cuerpo del Hijo y sostén del Emmanuel, luz en la que se refugió en sus momentos de tribulación; ayúdanos a llevar a cabo las cosas de Dios de forma diligente y poniendo atención en lo que suponen para nosotros. Amén.

2. Cita
"Los dos rayos significan la Sangre y el Agua. El rayo blanco representa el Agua que justifica a las almas; el rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas. Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de mi Misericordia en el mismo instante en que mi Corazón, que acababa de emitir su último latido, fue abierto en la Cruz, con la lanza". Jesucristo a Santa Faustina Kowalska

3. Reflexión
Solemos sostener que amamos a Dios sobre todas las cosas. Añadimos, además, que lo hacemos con toda el alma y con todo el corazón. Lo hacemos así porque Dios le dijo a Moisés que era el primer Mandamiento de los diez que le entregó. Sin embargo, como suele decirse, una cosa es predicar y otra, muy distinta, dar trigo porque no solemos dar trigo, por ejemplo, cuando actuamos de forma poco diligente con las cosas de Dios. Y así actuamos cuando no ponemos todo nuestro interés en la evangelización o en dar un buen ejemplo de lo que supone ser discípulos de Cristo.

4. Nos proponemos hoy
-Propongámonos tener en cuenta que aquello que corresponde a Dios es lo más importante que corresponde a nuestra vida de hijos del Padre.
-Propongámonos no exacerbar nuestro comportamiento al respecto de las cosas del mundo debido a su naturaleza perecedera y caduca.

Propongámonos no entregar nuestro corazón a aquello que, en verdad, no vale la pena por no contener la eternidad y, al fin y al cabo, nos aleja de ella.
Propongámonos no entregar nuestro corazón a aquello que, en verdad, no vale la pena por no contener la eternidad y, al fin y al cabo, nos aleja de ella.

5. Oración final
¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Te adoro con toda mi alma y te consagro para siempre jamás, todos mis pensamientos, mis palabras y obras.

6. Jaculatoria para hoy
Sagrado Corazón de Jesús, ayúdame a serte siempre fiel. 

27 de junio de 2018

Mes del Sagrado Corazón de Jesús - 27 de junio de 2018

Día 27
1. Oración inicial
Oh Sagrado Corazón de Jesús, que fuiste Corazón sin defecto ni mancha y que supiste ser templo del Espíritu Santo; ayúdanos a dominar nuestro amor propio y a aceptar la corrección que merezca nuestro mal hacer o mal comportamiento y procúranos el reconocimiento de nuestros defectos. Amén.

2. Cita
Yo, que no había oído jamás tal cosa, empecé a leer el origen del culto del Corazón de nuestro amor Jesús, y sentí en mi espíritu un extraordinario movimiento fuerte, suave y nada arrebatado ni impetuoso, con el cual me fui luego al punto delante del Señor sacramentado a ofrecerme a su Corazón para cooperar cuanto pudiese a lo menos con oraciones a la extensión de su culto. No pude echar de mí este pensamiento hasta que, adorando la mañana siguiente al Señor en la hostia consagrada, me dijo clara y distintamente que quería, por mi medio, extender el culto de su Corazón sacrosanto para comunicar a muchos sus dones”.  P. Hoyos, tras haber leído “El culto al sacratísimo Corazón de Jesús” del P. José de Gallifet, S.J.

3. Reflexión
Los seres humanos tenemos una tendencia natural a creer que lo que hacemos es lo mejor… para nosotros. Al fin y al cabo, nos consideramos demasiado perfectos como para admitir corrección alguna pero ser humildes no ha de estar lejos de lo que un tal debe ser y hacer y lo contrario, el exceso de amor propio, sobra en la vida de un buen hijo de Dios.
No cabe en nuestro corazón, muchas veces, admitir la llamada corrección fraterna porque vemos en ella una especie de intromisión en nuestra vida particular que, por egoísmo, no podemos aceptar. Y así clavamos una espina en el Corazón de Quien nos quiere humildes y con corazón de carne.

4. Nos proponemos hoy
-Propongámonos bajar al mínimo posible nuestro amor propio en lo tocante a lo que podamos hacer mal hecho.
-Propongámonos apreciar nuestros defectos para tenerlos en cuenta a la hora de juzgar a los demás y no caer en tan extendido vicio.

5. Oración final
¡Oh Sagrado Corazón de Jesús!, socorre y auxilia a los que no te conocen pero gustarían de tu amor de haberte conocido.

6. Jaculatoria para hoy
Sagrado Corazón de Jesús, en Ti me refugio en la tribulación.